Asunto:

Hoy quiero dirigir la atención de mis lectores a una situación que no puede seguir pasando por alto. Mi llamado esta especialmente dirigido aquellos que profesamos ser seguidores de Jesucristo.  A pesar de la falta de cobertura mediática en los Estados Unidos, en la hermana nación de la República Dominicana se viene desatando una debacle comparable a las atrocidades cometidas contra los derechos humanos en Sudáfrica durante el “Apartheid”.  El 23 Septiembre 2013 el Tribunal Constitucional Dominicano “dictó una sentencia que establece que no se reconocerá la nacionalidad a los hijos de padres extranjeros en situación migratoria irregular, nacidos a partir de 1929“. La decisión conflige de manera monumental con la vigente Constitución Dominicana, la cual estipula que todo individuo nacido en suelo nacional es por consiguiente “Dominicano”.  No cabe duda que esta es la mas reciente maniobra legal perpetrada en repudio a los Dominicanos de ascendencia Haitiana que residen en dicho país.  La decisión se da luego que  Juliana Deguis Pierre, Dominicana de ascendencia Haitiana, sometiera una reclamo a la Junta Central Electoral para recibir su carnet de identidad que le había sido denegado desde el 2007. Por consecuente, esta decisión controversial ha desatado una auditoría retroactiva de los registros demográficos para identificar los individuos que de acuerdo a la decisión del tribunal, ya no califican como ciudadanos Dominicanos…..

Repercusiones:

Esto es una grave afrenta a los Dominico-Haitianos ya que la negación de ciudadanía en dicho país impide el acceso de los afectados a elementos básicos para la vida y el desarrollo como lo son la educación publica, cuidado medico y preventivo, entrenamiento vocacional y profesional, poder adquisitivo de propiedad o vivienda, asistencia gubernamental, representación política, etc. Como es de esperarse, la mayoría de las víctimas son niñ@s que reflejan este perfil étnico-racial; niñ@s Dominicanos que ni siquiera han visitado la vecina nació Haitiana en su vida.  Y aunque podría seguir escribiendo acerca del las repercusiones dañinas de esta decisión legal prefiero que tengas la oportunidad de escuchar el testimonio de María José; una Dominicana creyente en la fe de padres Haitianos.

Respuesta Bíblica:

El reclamo de María es desgarrador y nos lleva a revisitar muchos pasajes bíblicos en especial el de Santiago 2. Este pasaje es relevante porque habla abiertamente acerca de la postura Cristiana en contra de la parcialidad y la discriminación, (te invito a leerlo antes de continuar). Los versículos 8 y 9 dicen de la siguiente manera:

“Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis; pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores.”

El reto aquí es simple y claro: los Cristianos estamos llamados amar a “nuestro prójimo como a nosotros mismos”; sea Dominicano, Haitiano, o de cualquier otra nacionalidad. Además de Santiago, este mandato divino también esta plasmado a través de toda la Biblia, (Lev. 19:18, Mat. 19:19Mat. 22:39,Mar. 12:31Lc. 10:27Rom 13:9Gal 5:14). Sin embargo, la segunda parte de Santiago 2, presenta la clave para la materialización de ese amor tan necesario por nuestro prójimo. El autor nos reclama que los componentes abstractos de nuestra fe necesitan materializarse en nuestras acciones, (la fe sin las obras que son producto de la fe, es muerta). Santiago nos invita a traducir lo que profesamos a lo que hacemos:

Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.” (vv.15-17)

Aplicación:

En el caso del María José y las personas de ascendencia Haitiana en la República Dominicana, nuestro compromiso como Cristianos tiene dos dimensiones.

Primero, necesitamos empatía; ¿a quien de nosotros nos gustaría que nos despojaran de nuestra ciudadanía nacional, el acceso a la educación pública, a los servicios médicos, a los empleos y al bienestar por simplemente ser de una ascendencia étnica en particular? Por amor propio, ¿no rechazaríamos el trato racista y abusivo en nuestra contra? ¿No nos opondríamos a las leyes que mutilan nuestra autoestima y nuestra dignidad como seres humanos?

Segundo, necesitamos traducir nuestra empatía en acciones congruentes con nuestra fe. El reclamo que haríamos por amor propio en situaciones similares lo debemos hacer también por las personas Dominico-Haitianas que ahora son tratados inhumanamente. Por lo tanto, Santiago 2 nos lleva a concluir que la inercia de parte de los creyentes en Cristo ante este asunto no es otra cosa que una transgresión y una violación al mandato estipulado por nuestro Señor Jesucristo de amar a nuestros prójimo.

Acción:

Ahora pues, ¿que podemos hacer nosotros en la distancia? De acuerdo con Santiago 2, podemos tomar varias acciones que materialicen nuestras convicciones.

Primero que nada debemos orar (Efesios 6:18):

a) por la Iglesia de Jesucristo en la República Dominicana. Dios en su providencia divina ha colocado obrer@s de su reino en dicha nación que necesitan tomar posturas firmes en contra de esta injusticia.

b) por la reconciliación entre los hermanos en la fe, tanto Dominicanos como Dominico-Haitianos.

c) por sabiduría y entendiendo de parte del cuerpo de Cristo par formar alianzas con organismo locales y internacionales para derogar el fallo del Tribunal Constitucional. No cabe duda que dicha ley violenta el plan de Dios para los seres humanos.

527376_489427524429924_436501720_nSegundo, nosotros los que estamos en la distancia podemos tenderles la mano a nuestros hermanos en la fe Dominico-Haitianos que actualmente se encuentran enfrascado en esta lucha. En el verano del 2007 tuve la oportunidad de presenciar el crecimiento y desarrollo de la Iglesia Dominico-Haitiana en Santo Domingo.  Estos herman@s en la fe, además de adorar al Rey de Reyes, batallan día a día contra la pobreza y la opresión inducida por la situación geo-política en donde se encuentran. En la provincia de Haina hay personas como el Pastor Tessial Antoine, un siervo de Dios capacitado con una visión integral para el desarrollo de la comunidad Dominico-Haitiana en dicha zona. También se encuentra personas como el Pastor Alfredo Ozuna Colón, uno de los mejores organizadores comunitarios y exponente de la palabra de Dios que he escuchado en mi vida! También allí se encuentran mujeres como las hermanas Gurlande (Lily) y Nelvis Joseph , quien Dios a dotado con mentes privilegiada para la contabilidad, la medicina y el servicio comunitario. Y como ellos, hay todo un batallón de fieles creyente involucrados en esta lucha por la justicia, la dignidad, y los valores del reino. Fueron estos valiosos obrer@s del Señor quien en conjunto con congregaciones como Iglesia Evangélica Unidad de Rio Grande, Puerto Rico, tomaron la iniciativa de fundar la Asociación Cristiana de Ayuda a los Niño/as Desamparados (ACAED)Dicha organización provee educación, alimentación, evangelismo y cuidado comunitario a cientos de niñ@s que son víctimas de la políticas discriminatorias del el gobierno Dominicano. Los alumnos que participan de esta organización no pueden asistir a las aulas nacionales ni recibir cuidado de salud apropiado ya que se le ha negado la ciudadanía aun cuando nacieron en suelo Dominicano.

1185382_10151845943440435_1001288250_nLa Iglesia Evangélica Unida de Rio Grande ha delineado para nosotros, los que estamos en la distancia, un modelo de cooperación que toma en cuenta la labor y capacidad de los líderes llamados por Dios a trabajar en estas comunidades. Nuestro amor por nuestro prójimo Dominico-Haitiano puede materializarse orando y apoyando organizaciones como ACAED que promueven la expansión del reino en medio de la opresión social que sufren estas comunidades vulnerables. Por lo tanto, amemos sin medidas a nuestro prójimo Dominico-Haitiano; oremos sin cesar y apoyemos a ACAED. (Si tienes cuenta de Facebook puedes contactar dicha organización apretando este enlace: ACAED

8 comments

  1. Bendiciones mil Samuel,

    Sabes si alguna iglesia en Republica Dominicana o alguna entidad cristiana se ha envuelto para advocar por este asunto? Porque unas de las acciones que se podria hacer seria unificar estas alianzas con las que ya estan advocando como la Iglesia Evangelica unida. Gracias por el articulo.

  2. Muchas gracias por tus comentarios y sugerencias sobre esta situación. Quisiera hacer una aclaración y sugerir algunas acciones adicionales a las que ya incluyes en tu mensaje.

    La actual Constitución de la República Dominicana, fue aprobada en 2010 e introdujo unos cambios significativos sobre el derecho a la nacionalidad. Me explico. Antes del 2010, la Constitución contemplaba el derecho a la nacionalidad por el sólo hecho de haber nacido en territorio dominicano, con la excepción de los hijos de personas en servicio diplomático, y de aquellas que se encuentren en “tránsito”. El concepto de tránsito había sido entendido, como la persona que se encuentra de forma temporera en RD, o que está de paso en el país, por ejemplo cuando un avión hace escala en RD. Se entendía entonces que alguien que estå en una estancia corta, de unos 10 días, se encuentra en tránsito en el país.

    En el 2010, la nueva Constitución incluye también el concepto de tránsito, pero fue redefinido para incluir a toda persona que se encuentra en status irregular de migración. El artículo 18 (3) de la nueva Constitución dice que se puede obtener la nacionalidad dominicana por haber nacido en la RD, excepto: “los hijos e hijas de extranjeros miembros de legaciones diplomáticas y consulares, de extranjeros que se hallen en tránsito o residan ilegalmente en territorio dominicano. Se considera persona en tránsito a toda extranjera o extranjero definido como tal en las leyes dominicanas.”

    Entonces, vemos que la sentencia emitida por el del TC hace apenas un mes, pretende aplicar de forma retroactiva la excepción del derecho a la nacionalidad a personas nacidas mucho antes de que entrara esta nueva definición en vigor.

    Ya en 2005, la Corte Interamericana de Derechos Humanos había advertido que RD estaba negando el derecho a la nacionalidad a niños y niñas dominicanos, por el simple hecho de que uno de sus padres no tuviera la nacionalidad dominicana o se encontrara indocumentado al momento del nacimiento de su hijo o hija en RD. En esa sentencia la Corte Interamericana dijo tres cosas sumamente importantes: 1. El estatus migratorio de un padre o madre no es transmisible a sus hijos al momento de nacer; 2. Un estado no puede negar el derecho a la nacionalidad de una persona por la situación migratoria en que se encuentren sus padres; 3. Un estado no puede negar la nacionalidad a una persona si esta podría quedar en situación de apatridia.

    Estos tres criterios internacionales han sido violentados por la RD y la sentencia del TC pretende dejar apåtridas a miles de dominicanos por el hecho de que sus padres o abuelos estaban en el país de forma irregular. Ojo con esto, que muchos de esos abuelos ni siquiera se puede decir que estaban de forma irregular, porque llegaron con un documento legal que les daba permiso a estar en el país y trabajar en la industria de la caña como trabajadores temporeros en tiempos de zafra.

    Por último sugiero añadir estas tres recomendaciones a la lista de acciones que sugieres:

    1. Hablemos de este tema en nuestras iglesias. Hagamos una reunión para discutir como debemos actuar sobre este tema a la luz de los principios cristianos. Hay organizaciones de derechos humanos que están dispuestas a ir y explicar el impacto de esta sentencia. Nuestra organización (Instituto Caribeño de Derechos Humanos) puede enviar a un abogado de derechos humanos para explicarlo.

    2. Nuestras iglesias pueden suscribir una carta, ya sea a través de nuestros concilios o como iglesias individuales. Debemos enviar estas cartas al Presidente de la RD y al Tribunal Constitucional, repudiando la sentencia y exigiendo su rectificación;

    3. Invitemos a los miembros de nuestras iglesias y a otros amigos a firmar una petición digital para exigir que se respete el derecho humano a la nacionalidad de los dominicanos de ascendencia haitiana en RD. Esta petición pueden accederla <aquí:

    Annette Martínez-Orabona

  3. Es importante crear conciencia de esta realidad de nuestros hermanos dominico-haitianos y haitianos en la República Dominicana. Lamentable la actitud del gobierno dominicano.

  4. Muy interesante tus comentarios bíblico , creo q deberías también dar ejemplos de como el Sr. dios ayudo a los judíos a derrotar a sus invasores o como destruyo reinos q eran contrarios.
    Creo q Jesús dijo a alguien a Dios Lo q es de Dios y al Cesar lo q es del Cesar, las leyes q se han violado son del Cesar.
    No estoy de acuerdo q a ningún Dominicano se le quite su Nacionalidad, pero a aquellos q la obtuvieron a partir de documentos ilegales o mediante artimañas se le debe retirar sin ningún tipo de maltrato humano

    1. Estimado Ciudadano:
      Me siento honrado que hayas sacado de tu tiempo para expresarte en este asunto tan sensitivo. Ese es el propósito de mis escritos; permitir que personas reaccionen desde distintos puntos de vistas a lo que publico. Gracias de verdad.

      Ahora bien, en el pasado he escrito acerca del poder liberador de Dios para sacar a las naciones de la opresión colonial. Te invito a que leas mi articulo “En el Cielo no hay Regímenes Coloniales”. Lo puedes encontrar aquí: (http://wp.me/p3w2kP-bz). Es cierto que en el 1844 hubo una invasión Haitiana a la Republica Dominica. Este suceso fue deplorable y quedará en la historia como tal. Quizás este es la razón de mayor peso en la memoria histórica de los Dominicanos para su resentimiento. Sin embargo la situación actual es distinta.

      En cuanto a tu comentarios, es importante recalcar que mi argumento es puramente teológico, lo que quiere decir que mis palabras atan y compromete aquellos que han hecho de Dios y las escrituras su compás moral. Nada tiene que ver Santiago capituló 2 para el que no cree en Dios. Quiere esto decir que no hay razones racionales para contestarte? Por su puesto que si! Y aquí te presento una moraleja.

      “Yuberquis y Vinicio decidieron emigrar ilegalmente a los Estados Unidos vía Puerto Rico en el 1929. Se establecieron en Nueva York en la sección que se conoce como el “Alto Manhattan”. Trabajaron arduamente por establecerse y sacar sus retoños hacia delante a pesar del discrimen y el racismo. Ahora en el 2013 el Tribunal Supremo de Estados Unidos decide que los nietos y bisnietos de Vinicio y Yuberquis, que nacieron en Nueva York, que nunca han visitado Santo Domingo, no hablan Español y no tiene familias excepto en Connecticut, pierdan su ciudadanía y tienen que ser deportados a la República Dominica porque sus abuelos/bisabuelos llegaron a los Estados Unidos ilegalmente.”

      Si esto te hace sentido, entonces no hay argumento teológico o racional que pueda ofrecerte. Con todo respeto,
      Dios te Bendiga!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *