La rectitud social versus justicia social

En este artículo, exploramos cómo el concepto de “rectitud social” enfatiza la existencia de un estandarte moral objetivo al cual la sociedad necesita adherirse, y cómo esto difiere del concepto de la “justicia social” interpretado por el orden secular.

Justicia Social Secular: una tergiversación de la rectitud bíblica

El concepto de justicia social, tal como se ha popularizado en la sociedad contemporánea, a menudo implica la redistribución de recursos y la promoción de la igualdad de derechos basados en preceptos de la izquierda liberal. Sin embargo, esta visión se aleja del marco bíblico de la rectitud, que se fundamenta en principios teológicos dentro del marco providencial divino. La rectitud desde el punto de vista bíblico, no esta centrado en la igualdad material, sino no en ajustarse a los preceptos divinos para la vida y la piedad.
La rectitud social no está atada a las prerrogativas democráticas modernas donde un marco jurídico implanta lo que es moralmente aceptable. Ante esta confusión de definiciones y perspectivas, los cristianos que buscamos extender las implicaciones del Reino de Dios al marco sociocultural necesitamos adoptar alternativas léxicas que no confundan a “los de adentro” y a “los de afuera” del redil.
La rectitud social  se basa en la idea de que todos los seres humanos son creados a imagen de Dios y, por lo tanto, tienen una dignidad intrínseca. Sin embargo, este modelo no apoya la aceptación de ideologías de vida contrarias al orden establecido por Dios como creador. Esto implica que el reconocimiento de injusticias que afectan segmentos vulnerables de la sociedad no constituye un endoso a las prácticas incompatibles con la ortodoxia cristiana.
La rectitud social busca la restauración y la reconciliación de las relaciones rotas entre Dios, los hombres, y las instituciones que estos han creado a causa del pecado. La rectitud social reconoce que Cristo es la verdad, la misericordia y la compasión. No se trata simplemente de distribuir recursos, sino de establecer un orden social que refleje los principios teológicos establecidos por Dios para la sana convivencia.

Rectitud social: adherencia a un estándar moral

En contraste con la noción de justicia social promovida por el orden secular, la rectitud social se centra en la adhesión a un estándar moral absoluto establecido por el autor del bien. La rectitud social reconoce que hay principios morales objetivos que no pueden ser ignorados o relativizados. Estos principios están arraigados a la vida de Jesucristo y en los valores fundamentales que Dios ha revelado a través de las Escrituras.
La rectitud social implica vivir de acuerdo con estos principios morales en todas las áreas de la vida, tanto a nivel individual como colectivo. Esto implica que nuestras decisiones y acciones deben estar en armonía con la voluntad de Dios y su llamado a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. La rectitud social lleva a resistir las presiones culturales que promueven prácticas ajenas al orden divino, aun cuando estas posturas resulten en persecución gubernamental y política. Rectitud social es por ende la herramienta nos puede ayudar a establecer modelos de acción social cónsonos con la verdad del evangelio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *